Cómo deshacerse de los 12 gestos del fumador

Si es fumador, es posible que desee dejar de fumar por una variedad de razones exclusivas para usted. Sin embargo, es muy difícil dejar de fumar cuando se tienen hábitos o gestos habituales, por ejemplo, el cigarrillo después del café, el del amor, o incluso el de la hora del almuerzo. Pero entonces, cómo deshacerse de los 12 gestos de fumar más difíciles de combatir ? Aquí están las respuestas.

¿Qué tipo de adicción tienes?

12 hábitos de fumar que son los más difíciles de combatir

Primero, necesitas saber qué tipo de adicción tienes. ¿Es físico, psicológico o conductual?

¿Física?

La adicción física es lo que todos los fumadores creen que tienen, pero muy pocas personas la padecen. Para saber si sufres de esta adicción, aquí tienes una forma fácil de averiguarlo:

  • Cuando estás en una zona de no fumadores (avión, tren, etc.) durante más de 2 horas, ¿estás en trance? ¿Estás sudando o temblando? ¿Sientes antojos como un drogadicto?

Si responde que sí, es físicamente adicto a los cigarrillos y, en este caso, un apoyo terapéutico (hipnosis, psicoterapia, etc.) o terapia con medicamentos probablemente será necesaria para dejar de fumar.

¿Psicológico?

La adicción psicológica es más común entre los fumadores.. Es tan poderoso que las personas piensan que son físicamente dependientes. Sin embargo, es el cerebro el que crea reacciones en el cuerpo. Algo así como un efecto placebo.

Esta adicción ofrece a los fumadores una solución para gestionar mejor sus emociones. Un poco como apoyo para manejar mejor las dificultades de la vida: ansiedad, estrés, miedo social, soledad, estrés, etc.

Para combatir la adicción psicológica hay que buscar la ayuda de un profesional (hipnoterapeuta, psicoterapeuta, etc.) o bien, trabaja mucho en ti mismo.

¿Comportamental?

En cuanto a ella, la adicción conductual es más un hábito que una necesidad. En efecto, el cigarrillo no es un medio de liberarse o de hacerse un bien, sino de un gesto que se asocia en todos los contextos de la vida.

Por lo tanto, el cuerpo está acostumbrado al gesto de fumar. Si fumas un paquete al día, que son 20 cigarrillos, te pones un solo cigarrillo en la boca al menos 10 veces, entonces haces esto más de 200 veces al día. Es por esto que, para muchos, el cigarrillo electrónico como los diversos productos de la marca Eleaf, por ejemplo, es un paso para dejar de fumar.

Además de esto gesto repetitivo condicionado por tu cerebrotambién se debe asociar a momentos positivos: café en la terraza, velada con amigos, pausa para comer, etc.

12 hábitos de fumar que son los más difíciles de combatir

Este gesto está condicionado, pero tú también. A tu pesar, has condicionado tu cerebro para recibir este gesto en determinados momentos muy concretos, en particular:

    1. Cuando despiertas;
    2. Al tomar un café;
    3. Para llegar al trabajo;
    4. Para empezar la jornada laboral con tus compañeros;
    5. Durante los descansos;
    6. Despues de las comidas;
    7. Durante una llamada telefónica;
    8. Cuando finaliza la jornada laboral;
    9. Durante el aperitivo;
    10. Por la tarde;
    11. Después de hacer el amor;
    12. Antes de acostarse, etc.

El método de desprogramación

12 hábitos de fumar que son los más difíciles de combatir

Afortunadamente, es posible liberarse de este condicionamiento. Pero para eso, será necesario aplicar un método de desprogramación, un poco como se haría con una computadora. Para ello, deberá sustituir la conducta de fumar por otra conducta y esto, durante al menos 21 días.

De hecho, su cerebro ha estado tan acostumbrado a bebe cafe y fuma que hoy no puedes tomar «sólo» un café. Sin saberlo, te has encarcelado en el acto de fumar. Y lo peor que puede hacer es simplemente eliminar este gesto. Pero un gesto reprimido deja un vacío y este vacío no permanecerá por mucho tiempo. Si no reemplaza este comportamiento con otro, está condenado.

12 hábitos de fumar que son los más difíciles de combatir

Sin embargo, para luchar contra este hábito, debes sustituir el cigarrillo por otro hábito. Aquí hay unos ejemplos:

      1. Cuando te despiertes, comienza con una ducha;
      2. Si fuma mientras toma café, cambie a té durante unas semanas;
      3. Para ir al trabajo, llévate un chicle;
      4. Para iniciar la jornada laboral, realiza ejercicios de respiración o estiramientos;
      5. Durante los descansos, tome un chicle o un vaso de agua;
      6. Después de las comidas, cepíllese los dientes;
      7. Durante una llamada telefónica, beba agua o tome un chicle;
      8. Cuando termine la jornada laboral, haz flexiones, ejercicios deportivos o yoga;
      9. Durante el aperitivo, cambia tu bebida habitual;
      10. Por la noche, cambia también tu bebida habitual;
      11. Después de hacer el amor, bebe un té de hierbas o un vaso de agua.
      12. Antes de acostarte, haz lo mismo.

Todos estos gestos deben reemplazar el hábito del cigarrillo.. Esto confundirá un poco a su cerebro y, en última instancia, le permitirá detener o reducir en gran medida su consumo de tabaco.

Deja un comentario